Cómo vivir con entusiasmo

Fecha

Creo no equivocarme al afirmar, que a todos nos gustaría vivir con entusiasmo nuestro día a día. Esa maravillosa sensación de sentir que la vida nos sonríe y que le devolvemos la sonrisa con todos nuestros actos cotidianos.

Muchas veces nos perdemos en la vorágine rutinaria y no prestamos la debida atención a nuestro presente, a nuestra realidad. Nos convertimos en meros espectadores dejándonos llevar por la corriente. Deberíamos en su lugar, tomar el timón y practicar la atención plena para disfrutar de todos los acontecimientos de nuestra vida.

Vivir con entusiasmo es sencillamente cambiar nuestra visión y nuestra manera de proceder.

Vivir con entusiasmo es enamorarnos de nuestra vida y estar continuamente presentes en cada situación.

Es cierto que en ocasiones es difícil, pero son precisamente esas situaciones complicadas las que nos van a dar los mayores aprendizajes.

Aprendizajes que nos lleven a transformar esa energía, para continuar viviendo con entusiasmo.

Vivir con entusiasmo se aprende

Vivir con entusiasmo se aprende. Sí, sí , como lo oyes. A veces nos alejamos de nuestra verdadera esencia , que es ser felices y estar alegres , y nos cuesta mucho recuperar el optimismo y la positividad.

En el post de hoy voy a darte algunas ideas y estrategias para que reflexiones y te ayuden a aumentar tu energía y entusiasmo.

1- Atención plena o mindfulness. Esta técnica consiste en enfocar nuestra atención en el momento presente con actitud de apertura. Debes utilizar una respiración consciente, pausada y profunda, con movimiento diafragmático. Esto favorece la secreción natural de serotonina, endorfinas y benzodiacepinas endógenas. Además, la respiración abdominal estimula el nervio vago, que inunda nuestro cuerpo rápidamente de acetilcolina que favorece la reparación del tejido cerebral y la regeneración celular en todo el cuerpo. Repite durante cinco minutos la práctica de la respiración consciente y una vez finalices, sé consciente de cómo te sientes.

2- Generosidad y amabilidad . La neurociencia afectiva ha demostrado que la práctica de estas dos cualidades aumenta la secreción de oxitocina. Y no únicamente dirigidos hacia los demás sinó también hacia nosostros mismos. Las palabras negativas envían una señal de alarma, que activa un mecanismo de protección en nuestro organismo. Así las hormonas del estrés y los agentes antiinflamatorios inundan nuestro cuerpo bloqueando nuestro sistema.

Te dejo algunas ideas:

  • Entrena la capacidad de escucha. Esto no es más que entender lo que se te dice. Sin interrumpir para imponer tu criterio y expresando hacia la otra persona, que se le está escuchando.
  • Practica la empatía. Saber ponerse en el lugar del otro es vital para la vida social. Te ayuda a entender a la otra persona desde su punto de vista en vez del propio.
  • Sonríe siempre que puedas . Debes aplicarlo de forma habitual en tus relaciones.
  • Aprende a gestionar la ira. Si estás molesta, un pequeño aunque eficaz truco es hacer solo estas tres cosas: no decir nada, no hacer nada y quedarte quieta. Conseguirás en pocos minutos disolver esa energía.
  • Casi todo está en los detalles : elogiar sinceramente a los demás , llamar a las personas por su nombre, sonreir con frecuencia etc.

3- Gratitud. Es una emoción que puede cambiar plenamente nuestra fisiología. La gratitud es un estado de apreciación y reconocimiento por lo  recibido. Provoca una respuesta hormonal que bloquea el daño causado por las hormonas del estrés. Esto favorece la producción de los neurotransmisores y antidepresivos naturales ( dopamina y serotonina ).

4- Caminar en la naturaleza. Estudios han demostrado que las personas que viven en grandes ciudades tienen índices mayores de hormonas del estrés y problemas psicológicos que las que tienen acceso a la naturaleza.

Caminar en zonas arboladas y tranquilas mejoran nuestra salud mental y nuestras capacidades cognitivas y equilibra nuestros estados de ánimo disminuyendo la ansiedad . Así es que, sal a caminar a la naturaleza siempre que puedas. Y si tienes ocasión contacta con ella cada día, aunque estés en la ciudad , busca una zona arbolada y pasea.

» El entusiasmo es el mayor bien que puedes poseer, porque te puede llevar más lejos que el dinero, el poder o la influencia»

Dada Vaswani

5- Risa y humor. Es una de las formas más eficaces de inducir la liberación de endorfinas. Incluso el previo a realizar una actividad que sabemos que nos va a generar risa también hace aumentar las endorfinas.

Así es que ríe siempre que puedas y practica el caminar con una sonrisa dibujada en tu cara, verás los cambios 🙂 

¿ Qué me dices ?  ¿ Te animas a practicar hoy alguna de estas técnicas ?

Te leo en comentarios. Un abrazo consciente 🙂 🙂

Deja un comentario

Más
artículos