El  «burn out» fue identificado en los años 70 por un grupo de psiquiatras que estudiaban el comportamiento de voluntarios que trabajaban muchas horas con casos difíciles en las » free Clinics» en Estados Unidos.

Así la primera definición del síndrome de Burn out fue:  «Persona que está en un estado de cansancio o de frustración provocado por la dedicación a una causa , a una manera de vivir o a una relación que ha fallado y no ha dado la recompensa esperada». 

Cada vez que la expectativa de la persona es diametralmente opuesta a la realidad, pero sigue intentando conseguir lo que espera, existe un fracaso en perspectiva.

Se constituye entonces un desajuste y el resultado inevitable será el agotamiento de sus recursos , de su vitalidad, de su energía y de su capacidad de funcionar.

Mis recomendaciones para prevenir el burn out

Sin duda tienes el estrés bajo control, sin embargo esto no debe hacerte olvidar, que debes continuar llevando a cabo todas esas acciones que te mantienen alejada de él.

Aquí te dejo algunos tips para que puedas ampliar, los que seguro ya dominas 😉

  1.  Conoce los signos de burn out.
  2.  Aprende a reconocer cuando tu comportamiento cambia.
  3.  Encuentra tiempo para ti, busca momentos para relajarte, actividad física, cambio de ritmo…
  4.  Desarrolla tus talentos y aplícalos en tu profesión.
  5.  Muéstrate más flexible con tus pensamientos y sé más comprensiva contigo misma y con los demás.
  6.  Mejora tu nivel de salud física. Haz ejercicio después del trabajo o situación de estrés, para disminuir las hormonas acumuladas durante el día. O pasea, o escucha música, o baila…
  7.  Fijate objetivos realistas y prepárate para reevaluarlos y reajustarlos de la manera adecuada.
  8.  Aprende a gestionar tu tiempo.
  9.  Aprende a apoyarte en los demás, a delegar tareas.
  10.  Aprende a decir «NO». Aprende a aceptar tus límites.
  11.  Tómate unas mini vacaciones. Identifica lo que no va bien y cámbialo.
  12.  Enfócate siempre en la parte positiva de los  problemas y céntrate en la solución.
  13.  Duerme las horas suficientes.
  14.  Cuida lo que comes. Aumenta los nutrientes antiestrés (vitamina B)
  15.  Tómate un tiempo para leer algún libro sobre crecimiento personal.
  16.  Cuida tus relaciones sociales y agranda tu círculo de amig@s.
  17.  Desarrolla el sentido del humor y aprende a reirte de ti misma.
  18.  Siéntete agradecida por todo lo que tienes a diario.
  19.  Sal a la naturaleza siempre que puedas .
  20.  Medita siempre que puedas para relajar tu mente. 

Se ha demostrado que el estrés NO es inherente al acontecimiento, sinó que depende de cómo es captado por la persona que lo padece y de cuál es su respuesta.

En estos  momentos estás viviendo con el estrés a raya y te doy mi más sincera enhorabuena por ello 🙂

Si estás interesada en ampliar tus conocimientos sobre crecimiento personal, te animo a que visites las diferentes secciones de mi web y leas los artículos del blog.

Seguro que encuentras alguna idea interesante que te ayude a continuar tu camino o te animes a participar en alguno de mis cursos 😉

Gracias por tu confianza, será un placer acompañarte en tu transformación

Copyright 2022 © Yolanda Gimeno. Todos los derechos reservados. Design by Elementor