Vive tu vida con enfoque

Fecha

Cuando la certeza del enfoque crea tu vida

¿Recuerdas aquella época en la que vivías con enfoque?

Sabías hacia donde te dirigías. Te levantabas por las mañanas con ganas de comerte el mundo.

Te sentías enérgica y superabas cualquier obstáculo sin pararte mucho tiempo a pensar en él, simplemente hacías, porque sabías cuál era el camino hacia donde ibas.

Después , no sabes muy bien cómo, todo desapareció. De repente te sientes estancada con tu vida. No prosperas. Aunque vives cómoda, no recuerdas cuál fue el momento en el que perdiste la chispa, el entusiasmo.

Quizás creíste que habías conseguido tu objetivo y se volvió tu zona de confort. Comenzaron a pasar los años y hoy cuando miras hacia atrás estás muy orgullosa de hasta dónde llegaste, pero te sientes insatisfecha con tu presente.

Quizás también piensas que ahora es el momento de volver a recuperar esa energía que antaño te empujaba a descubrir nuevos horizontes.

A veces te sorprendes pensando que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Que ya no tienes edad para según que cosas y que se pasó tu oportunidad.

Pero no es cierto. Es tu mente limitante.

Estoy segura de que conoces a otras mujeres que siempre sonríen y se les ve felices. Mujeres más mayores que tú con más vitalidad y energía y te preguntas en qué momento perdiste tú la tuya.

Incluso tienes noticias de mujeres que se reinventan a tu edad y se dedican con pasión a una profesión que les llena y de la que no se cansan.

¿Crees de verdad que ellas han tenido más suerte que tú? ¿ o que sus vidas han sido más fáciles que la tuya? ¿ te has detenido un momento a averiguar por qué ellas sí…y tú no?

Las mejores decisiones siguen una pasión

Debemos revisar con frecuencia nuestras creencias limitantes. Nuestro discurso interno y nuestro autosabotaje. Cuáles son nuestras principales excusas para acabar con ellas cuanto antes y de esta forma tomar acción de nuevo.

Seguramente hayas oído hablar de la neuroplasticidad cerebral. No es más que la capacidad de nuestro cerebro de moldearse a través de lo que sucede en el exterior y de tus pensamientos. Los pensamientos dejan siempre una huella diferente en función del tipo que sean. De esta forma los que tenemos de manera recurrente van surcando vías que van generando más cambios en la estructura cerebral. Esto sucede de manera automática, sin nisiquiera darte cuenta.

Por ello es fundamental que prestes atención a lo que piensas. Tu cerebro se asegura de que aquello en lo que más piensas es lo que tú quieres y por tanto se transforma para ofrecerte ese espacio. Se reconfigura para que puedas tener siempre ese tipo de pensamientos.

«Allí donde pones tu atención pones tu energía»

Así pues , aquí entra en juego el enfoque. Estar enfocado es necesario para que tu cerebro entienda hacia dónde te diriges y te permita seguir generando más y más pensamientos de ese tipo. Debes aprender a dirigir tu atención de manera consciente y recurrente ( cada día ) para obtener un cerebro radiante.

¿ Sabes ? Tu cerebro te muestra lo que tú crees que quieres ver. De eso se encarga tu filtro, tu sistema de activación reticular . Se encarga de filtrar toda la información que le llega a tu cerebro y sólo serás capaz de ver aquello que encaje con tu sistema de creencias. De hecho lo que nos pasa y lo que creemos que nos pasa tienen el mismo peso neuronal . Debes cambiar aquellas creencias que actualmente te están limitando.

Sabes hacerlo, ya lo hiciste antes y te salió bien. ¿ Por qué ahora no?

Te invito a que reflexiones al respecto. Porque todo eso que te cuentas no es cierto, es una justificación de tu mente para mantenerte estática en esa realidad más o menos confortable en la que te encuentras.

Debes dejar de hacer caso a las personas que te limitan y comenzar a escuchar a aquellas a las que admiras.

Asegúrate de tener un buen objetivo , una buena motivación y un buen enfoque. Esto despertará de nuevo tu chispa.

¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Más
artículos